10 ago. 2013

El intendente anda diciendo

Hoy vino a la oficina una de las pocas empleadas municipales que veo que trabaja.
-Buen día.
-Buen día, pasá, tomá asiento, ya te atiendo, disculpá el desorden...
Tomó asiento mientras yo corría el desparamo de papeles que tenía arriba del escritorio.
- ¿Y?, le pregunto-. Cómo nos vamos preparando para el domingo?
(ya que el domingo acá votamos).
-Y..., me responde -. Lo veo muy difícil.
-¿Por qué difícil? sos fiscal de mesa? viste la de listas que hay?
-Sí, pero no, ojalá eso fuera lo difícil, pero no.
-Entonces?
-Y no... es el clima que hay estos días en el trabajo.
-Por? qué anda pasando?
-Y... viste como es la cosa, clima electoral... ahí adentro se arma cada una que ni te cuento.
-Ah, me imagino, tenés a los massistas y a los de Insaurralde...
-No te imaginás lo que es trabajar así.
-Sí que me lo imagino, la cosa ya debe estar como en la época de Herminio Iglesias, que las candidaturas se dirimían a los tiros.
Larga la carcajada -Sí, casi casi!
-Entonces?
-Pasa que las encuestas no dan, no le dan al Barba.
-Y peligra tu trabajo.
-No, si hace quince años que trabajo ahí adentro, no, no es eso, el tema es que como las encuestas no dan comenzaron los cuestionamientos, las recriminaciones, no a mí, no a nosotros que no tenemos nada que ver, comenzaron con el Barba.
-Bueno, yo seré de Avellaneda, pero convengamos que el Barba no hizo mucho para estar arriba en las encuestas...
-Ves? cualquiera se da cuenta, es un estúpido, para colmo el otro día en medio de la discusión a los gritos el tipo se defendía sin argumentos.
- Cómo.
- Y sí, le cuestionaron que qué joraca había hecho con las remesas de dinero que le giró la Nación cuando no arregló una calle, un semáforo, no pintó una escuela, no hizo una obra en estos dos años, que al menos tenía que haber arreglado la manzana alrededor de la municipalidad, un par de calles en el centro, para que la gente viera que había hecho algo. Y sabés qué dijo? que ni en pedo pensaba arreglarle las calles céntricas a esa manga de culosrotos que votaban a cualquiera pero a él no lo iban a votar jamás, que prefería usar esa guita para pagarle a la gente que lo va a votar. Pero tampoco asfalto una calle de alguna villa! le dijeron. Que no! que esa guita era para pagar votos y listo.... Te imaginarás la batahola que se armó...

Hablaba del Barba Gutiérrez, intendente de Quilmes.