25 jul. 2008

por fin!

He llegado, ¡Por fin! Pensé que no podía, llego con lo último. Necesito dormir. Estos últimos días no me vengo sintiendo muy bien. Debe ser el estrés, la gente, el cansancio, tantas cosas por resolver. Desde hace años me convertí en una máquina de trabajar, es lo único que vengo haciendo. Si bien disfruto el hacerlo, hoy por ejemplo siento que ya no puedo más.
Y encima tengo un montón de cosas por delante. Son huevadas, pero hay que resolverlas.

Si no pongo las boyas en el agua al menos un solo día de los próximos que vienen, mas vale que me agarre a patadas en el culo. Después lo voy a lamentar.

Para colmo está lleno de excursiones chorongas, es verdad que muchos que organizan estas excursiones de pesca dicen que el pescador, mientras haya peces, no le importa embarcarse en una cáscara de nuez y navegar en una laguna tamaño bañera. A mear? a los yuyos. Comida? arreglate con lo que trajiste. ¡Hay tanto garca dando vueltas también por acá!
¡A mi me rompe soberanamente los huevos ir en esa clase de excursiones! ¡Pero la puta madre! si la estoy pagando y en la puta vida me quejé de el precio de lo que me cobraran. Yo quiero ir a pescar y con todo incluido, como las que organizaba la gente de weekend y no sé por qué choronga causa las han dejado de hacer. Hay un público que paga y no importa cuanto sea si la cosa se hace bien. ¿Cuanto es? Listo. No se hable más.
Se cagan en los pescadores. Hice excursiones en donde estaba buscando la cámara del nabo de Tinelli porque ¡por Dios! que en un momento pensé que el viaje era una cámara oculta.
Como la vez que me fui a la laguna del Venado, en donde el micro se rompió y quedamos varados 2 horas en medio de la ruta, largaba humo en su interior, pensamos que se prendía fuego y los pasajeros empezaron a los gritos, al final terminamos pescando al costado del camino en medio de la nada, arriba de un terraplén porque el tipo jamás encontró la entrada al pesquero y lo peor de todo, no pescamos un joraca, casi 50 cañas en el agua y sólo 4 pejes, de los cuales uno saqué yo y casi no daba la medida. Era tanta la calentura de los pescadores que al momento de subir al micro para regresar, uno de los pescadores (y creo que ahí fue mi voz y la de tantos otros en el micro) le espetó al guía: - A vos, te voy a romper el culo, y ponete vik-vaporub porque te va a doler hasta el pecho...

Me voy a dormir un ratito. Después, cuando me levante, ordenaré el quilombo eterno que es mi casa y después veré qué hay dentro de mi bolso de pesca. Tengo que estrenar esas boyas nuevas de balsa, armé las líneas el otro día y ahí están, esperándome. Y así pruebo también el nuevo multi.
Antes de que amanezca me voy. Nada más lindo que ver salir el sol sobre el agua. Mañana no puedo, tengo clase y es la última del mes... Ojalá pinte lindo el domingo. ¿estará el Vasquito? Un maestro. Verlo pescar a él, es ver a un maestro.

©Vero

9 jul. 2008

Proyecto Micro-tren en Bavio



Este es el Micro-tren en el que quiero pegar un paseo.
Saldría de La Plata y llegaría a los pueblos de Bavio, Verónica y finalmente Pipinas.
Esto es lo que aplaudo de la iniciativa privada.
Hace un tiempo salió publicado en los diarios y me parece muy pintoresco. Si alguien sabe algo agradecería información.

las fotos las conseguí en:
http://www.fotolog.com/sereduar/48049583

1 jul. 2008

Filosofía de morondanga

Verdad Nº 1:

La mitad de los Argentinos se levanta a la mañana pensando en como puede cagar a la otra mitad.

Verdad Nº 2:

La otra mitad de los Argentinos no puede dormir pensando en cómo pueden hacer para cagar a los que duermen.

Verdad Nº 3:

Una mitad de los Argentinos se levanta a la mañana sabiendo que alguien lo va a cagar.

Verdad Nº 4:

La otra mitad de los Argentinos no puede dormir porque alguien lo cagó.

Verdad Nº 5:

Alguien duerme con una sonrisa en los labios.

Verdad Nº 6:

Alguien duerme muy placidamente.
pero seguro que no es Argentino.

© Vero