28 jun. 2008

Algo me tiene preocupada




Cuando Alfonsín ya estaba en la recta final de su mandato, seguía saliendo a dar discursos al público.
¿y como hacía? para evitar que la gente lo insultara, le buscaban lugares donde la cosa estaba más calma o más alejada de los nudos de tormenta. Entonces sus asesores lo sacaban de la Rosada y lo colocaban en algún pueblito perdido, donde en primera fila estaban los chiquitos de las escuelas aledañas con sus maestras, más atrás se colocaban los partidarios que permanecían fieles y hacían una especie de barrera para que la gente que pedía "que se vaya" quedaran bien lejos del palco y bien lejos de los micrófonos. Y ahí, frente a los chiquitos, Alfonsín arrancaba con sus discursos.
Gesticulaba como si debajo del palco hubieran cien mil personas, hacía gestos ampulosos, miraba al horizonte como si a doscientos metros también había gente que lo escuchaba, giraba la cabeza y la mano hacia la derecha, hacia la izquierda con grandilocuencia... y sólo había un grupito de chicos que fueron por orden del intendente y ya se empezaban a aburrir con lo que este señor hablaba, a lo lejos, se escuchaban los bombos y los gritos de los que protestaban... algo se filtraba por los micrófonos.

La cuestión que ahora con Cristina estoy viendo lo mismo. Sus asesores le buscan lugares alejados y estratégicos. Lejos de conflictos, lejos de insultos, lejos de las quejas.

El 25 de mayo recaló con su discurso en la Ciudad de Salta, en la emblemática plaza del monumento a Güemes, atrás el paredón del cerro, del otro solo cinco entradas a la plaza bien custodiada, o sea, que la protegieron. Mientras tanto en Metán y en Rosario de la Frontera se escuchaban las protestas, pero no dejaron que se acercara a la ciudad y mucho menos a la plaza.

20 de Junio, día de la Bandera: Cristina no tenía en dónde recalar para hacer el discurso. Pensaron en La Matanza primero, pero hacía poco más de una semana, varios chacareros de la zona habían cortado la ruta 3 y no llegaron a la municipalidad de la Matanza porque se lo impidió la policía, que frenó la manifestación a unas 15 cuadras, en la mismísima rotonda de ruta 3 y Camino de Cintura (o ruta 4), o sea que el emblemático municipio K de golpe y porrazo dejó de ser seguro.
Barajaron Quilmes, por los Fernández, tampoco era seguro y era muy seguro que no pudieran parar una protesta. Ya que el polideportivo tiene accesos por todos lados más la autopista pegada a unos metros.
¿Dónde terminó? En el Gimnasio Municipal de la ciudad de Hurlingham, una sola calle de acceso, rodeada de 4000 chicos de escuela que dieron la jura a la bandera. O sea, lejos de protestas, lejos de tractorazos, lejos de todo. casi, en medio de la nada...

el jueves inauguró una cementera en Pico truncado, provincia de Santa Cruz, una cementera que se hizo posible porque un privado, "Petroquímica Comodoro Rivadavia" decidió invertir y abrir una cementera. Se arrogó el esfuerzo de un privado como si su gobierno hubiera invertido en abrir más fuentes de trabajo.
Se abrirían unos 250 puestos nuevos de trabajo y esta petroquímica para recuperar los costos de inversión (135 millones de dólares) salió a cotizar en la bolsa de valores.

Y dio su discurso. Claro, bien lejos, siempre bien lejos...

©Vero

8 jun. 2008

¡Qué país! por Jorge Schussheim


¡Qué país, qué país...!No me explico por qué nos despelotamos tanto... ¡si somos multimillonarios!Usted va, tira un granito de maíz y ¡plaf!, le crecen diez hectáreas. Siembra una semillita de trigo y ¡ñácate!, una cosecha que hay que tirar la mitad al río, porque no tenemos adónde metérnosla. Compra una vaquita, la deja sola y al año se le formó un harén de vacas, créame...
Lo malo de esta fertilidad es que una vez, hace años, un hijo de puta sembró un almácigo de boludos y la plaga no la pudimos parar ni con DDT...
Aunque la verdad es que no me acuerdo si fue un hijo de puta que sembró un almácigo de boludos, o un boludo que sembró un almácigo de hijos de puta...

Por Jorge Schussheim, fragmento de uno de los monólogos de Tato Bores, allá por el 76 en la obra "Pobre Tato" (argentino, músico, publicista, colaborador libretista de los Les Luthiers, entre otros yeites)