31 may. 2008

Los argentinos! (por Sendra)

No soy Diaguita ni Pampa,
Comechingón, ni araucano,
yo soy un poco de todo...
mas que nada, soy humano.

Tengo la sangre del indio,
del español son mis venas
del Africa tengo un soplo,
del Japón, la casetera.

Tengo la fuerza del ruso
y el alma del piamontés,
tengo el coraje del turco
y tengo el sábado inglés.

tengo tiroides germanas
tengo orejas de esquimal
tengo la lengua a la vasca
y el seso a la provenzal.

del Persa tengo los ojos
del semita son mis piernas
del catalán la sonrisa,
del yanqui, ¡la deuda externa!


por Sendra.

23 may. 2008

que el tipo tiene razón, ¡tiene razón!


Y ahí estábamos, varados en plena Av. 9 de Julio, el vehículo en marcha en medio del embotellamiento con pasajeros arriba, no había posibilidades de escaparse por una lateral, ni avanzar, ni retroceder. Literalmente estábamos atrapados...y de golpe el tipo empezó a pensar en voz alta:

─ Yo ya no entiendo más nada... la avenida más ancha del mundo, encima estamos orgullosos de tenerla... se supone que es rápido andar por ella... y nosotros acá como unos nabos, varados, perdiendo tiempo y esperando vaya uno a saber qué demonios pasó más adelante... para colmo al intendente Ibarra y luego al Pelado se les dió por venir a quitar un carril de cada mano... un carril menos para circular... el Obelisco ahí que te quita dos manos cuando te vas acercando y ahi te apelotonás con el auto... que agrandamos la plazoleta de la República, que la achicamos, que le ponemos plantitas, flores no, porque por la noche vienen las viejas y se las afanan y luego las ves por los balcones... yuyos le plantaron... ¡que bárbaro!... ¡mirá vos el edificio de Obras!... ahí, ¡también clavado en el medio de la avenida!... cuando estaba Carlitos, éste lo quiso tirar abajo y hacer uno nuevo  es otro lado, todo el mundo ─¡¡¡No!!! ¡¡es un monumento histórico!!!─... ahí está el monumento y donde se tenía que hacer el nuevo edificio ahora están haciendo cocheras...otro curro y más autos en el centro... y todos varados... yo no entiendo... ─ y suspiró ─ Cuando a los egipcios se les dió por hacer la represa de Asuán, los tipos fueron y corrieron todos los momumentos, esos grandotes...¿las efigies?, eso... los tipos agarraron y piedra por piedra y en medio de un calor de locos, corrieron de lugar los leones de piedra... los templos... que no es moco de pavo, ¡brutas piedras eran! y todo para que no quedaran debajo del agua, por que la represa llenaba de agua todo y se iban a inundar esos monumentos... ¡¡los tipos corrieron 5.000 años de historia!! y nadie dijo ni mu... yo no entiendo... la verdad, yo ya no entiendo más nada...

©Vero

16 may. 2008

Hoy es un día peronista ¡ni me lo digas!

El 17 de octubre del 45 hizo un calor de locos, la gente que apoyaba a Perón y le hacían el aguante en la plaza de Mayo no tuvieron la mejor ocurrencia que pegarse una refrescada metiendo los pies en la fuente, de hecho hay fotografías que así lo demuestran.

Pero la frase nace y se populariza allá por el 46, en boca de un relator deportivo: Juan Elías Sojit, quien cada vez que hacía buen tiempo y era un día de sol, por la radio decía "hoy es un día Peronista".
El ocurrente dicho corrió como reguero de pólvora y hasta el día de hoy se sigue usando cuando es un lindo día o cuando tienes un buen día o te sucede algo bueno. Yo la uso mucho. O la usaba.

Bueno, resulta que el miércoles 14 amaneció lindo, me fuí a trabajar, comento que el trabajo a veces se torna muy estresante y justo ese día no tuvimos ninguna corrida, ningun imprevisto, me encontré con que todos estábamos de buen humor, sin sobresaltos y la verdad, creo que ayudados por el día soleado y primaveral, la mañana transcurrió de maravillas.
Por supuesto, a la hora de salida, pensé "Bueno... me voy a casa, me pongo las pantuflas, me tomo unos mates, le echo una ojeada al periódico (nada de hacerme malasangre), acaricio a mi perrita, agarro el control remoto y panza arriba me pienso pasar tirada en la cama hasta la hora de la cena, total, mandados no tengo que hacer... "Hoy es un día Peronista", me digo entre optimista y feliz. Por un momento me creí la felicidad que me inundaba.

Salgo por la Av 9 de Julio Norte y encaro para el Obelisco, voy mirando la ciudad, a la gente que caminaba en la calle, me pregunté para mis adentros "¿estaremos tan mal como creo?, quizás si viera al País con otros ojos, vería que estamos mejor, quizás si, quizás no... a veces quiero creer en que estamos mejor"... estaba ensimismada en mis pensamientos cuando...¡Me agarra la marcha de los que iban a apoyar y a vivar a Néstor Kirchner en el día de su asunción como presidente del partido Justicialista!. Y ahí me quedo, mirando desolada a través del parabrisas cómo una fila interminable de personas no terminaban nunca de atravesar la avenida, pasaban las banderas, los bombos, los chalecos amarillos, los chalecos verdes, los chalecos naranjas, los punteros, los que seguían a los punteros, las mujeres, los termos para el mate y el mate, las viseritas para el sol, las pancartas, más banderas... Y ahí me cayó la ficha, en realidad, mi día no podía ser de otra manera, después de todo "era un día peronista".

Llegué a casa mascando bronca. La frase pasó a estar en mi catálogo de frases mufas.

Hoy viernes amaneció nublado. Menos mal.

© Vero